Kessels-Mailaender
Obra de Kessels Mailaender con el retrato de Trump

Organizado por el colectivo Begihandi, GetxoPhoto 2018 arrancará la próxima semana con la apertura de todas las exposiciones y varios días cargados de actividades. Esta 12ª edición del festival se celebra desde el 5 al 30 de septiembre en Getxo, Bizkaia muy cerca de Bilbao, en la costa del País Vasco.

Este festival dedicado a la imagen acerca diferentes propuestas de narradores visuales de todo el mundo a la ciudad, estableciendo una conversación contemporánea sobre el tema propuesto cada año.

El evento propone una vez más, la exploración y la experimentación a través de formatos y lugares expositivos no convencionales. Por ello se utiliza predominantemente el espacio público, proponiendo un diálogo abierto con los espectadores a través de las imágenes planteadas en fachadas, parques, salas, lugares abandonados, mercados y otros espacios de la ciudad. De esta forma, la imagen fotográfica trasciende hasta llegar al público en general y no
solo se enfoca al público profesional.

GetxoPhoto
Un momento de la edición del año pasado

Entre las obras que se expondrán están las de autores de la talla de Luca Locatelli, Zanele Muholi, Yoshinori Mizutani, Gohar Dashti, Markel Redondo o Julián Barón, hasta completar un total de 23 autores de países como Reino Unido, Japón, Irán, Singapur, Estados Unidos o España, quienes llenarán Getxo de imágenes durante casi un mes.

6 formas de entender GetxoPhoto

El Festival está estructurado en 6 áreas: las exposiciones con el trabajo de los artistas seleccionados; la convocatoria internacional que abre una puerta a narradores visuales de todo el mundo para formar parte de la programación; los laboratorios experimentales como parte de la propuesta educativa; las colaboraciones con agentes e instituciones culturales; las conversaciones como un espacio compartido de reflexión sobre la imagen y la profesión y, por último, las actividades que conforman el amplio y diverso programa participativo de GetxoPhoto.

Una veintena de exposiciones, tanto individuales como colectivas, conforman el eje estructural de la programación artística en torno al tema de este año Postconflicto. Reformulando el diálogo.

Los trabajos abordarán conflictos ecológicos, tecnológicos, políticos o humanos y reflexionarán acerca del significado, las consecuencias y la reconstrucción del diálogo en periodos posteriores a situaciones de conflicto.

GetxoPhoto_Chow_Lee
Equivalence. The Ecological Footprint of Fish de Chow Lee

Una de las propuestas que tiene visos de destacar en esta edición será la instalación de más de 4.000 pequeñas fotografías con las que los artistas asiáticos Chow & Lin realizarán un gran mural de 20 metros en el interior del mercado de Algorta.

La obra se titula Equivalence. The Ecological Footprint of Fish y es una crítica feroz y visual al impacto de las piscifactorías en el ecosistema, evidenciando el coste ecológico de un capricho culinario y consumista.

En un tono más político, el artista belga Anton Kusters estrena en GetxoPhoto The Blue Skies Project, trabajo que revisita la memoria del Holocausto a través de 1.078 polaroids que representan sendos cielos azules en alusión a los 1.078 campos de concentración que existieron en Europa.

GetxoPhoto sigue apostando por los nuevos lenguajes y narrativas visuales.

En ese sentido la realidad virtual volverá a tener lugar en la programación con el premiado documental The Sun Ladies. Estrenado en la última edición del Festival de Cine Independiente Sundance, cuenta la historia de un grupo de guerrilleras yazidíes que plantan cara al ejército del Estado Islámico. Una experiencia de realidad virtual que traslada al espectador, junto a ellas, a la primera línea del frente. Asimismo, el público tendrá opción de escribirles cartas a estas mujeres y éstas se las enviarán al Kurdistán.

Sun-Ladies
The Sun Ladies

Destaca por otra parte la exposición colectiva Identidad y violencia, que reúne el trabajo de tres autoras. Con el telón de fondo del genocidio armenio, Lucie Khahoutian, del colectivo Live Wild Collective, explora las complejidades del doble origen armenio y francés.

La destacada artista sudafricana Zanele Muholi ofrece una respuesta personal a la colonización y exotismo del cuerpo femenino negro. Además, la artista Dragana Jurišić crea una narración delicada sobre la pérdida de la identidad después del colapso de la ex Yugoslavia.

También vale la pena mencionar el trabajo realizado con drones del bilbaíno Markel Redondo, quien ha registrado las consecuencias de un urbanismo desaforado creando unos impactantes documentos visuales sobre la crisis del ladrillo en España.

Fortuna-Hill-foto-de-Markel-Redondo
2800 casas están abandonadas desde 2010 en Fortuna Hill Nature y Residential Golf Resort, en Fortuna, Murcia. Fotografía de Markel Redondo

Y el trabajo del data artist californiano Josh Begley, quien propone un viaje aéreo a lo largo de los 3.144 km de frontera que separa Estados Unidos de México, desde el Pacífico hasta el Atlántico. En una pieza multimedia de 6 minutos de duración que reúne más de 200.000 fotografías capturadas por los satélites de Google Earth, Begley invita a reflexionar sobre la inviabilidad de construir un muro que separe los dos países.

Saltar en la cara de Trump

En su apuesta por nuevos formatos, se enmarca la que seguro será una de las protagonistas de esta edición: Jump Trump. Esta instalación interactiva firmada por Erik Kessels y Thomas Mailaender ofrece la posibilidad catártica de vengarse del hombre más influyente de la Tierra, aunque sea solo durante unos efímeros segundos. Del 6 al 9 de septiembre se instalará en el interior del Getxo Antzokia una colchoneta gigante -8×5 metros- con un retrato impreso de Donald Trump.

Desde una estructura elevada se invitará a los participantes a que salten sobre el rostro del presidente norteamericano.

DEJA UNA RESPUESTA

Pon tu comentario
Pon tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.