DAVID-GOLDBLATT
Retrato de David Goldblatt

La galería de arte contemporáneo Goodman ha confirmado la muerte ayer lunes del reconocido fotógrafo David Goldblatt en su casa de Johannesburgo a la edad de 87 años, afectado de cáncer.

Goldblatt documentó y retrató los cambios de Sudáfrica desde el régimen segregacionista del apartheid hasta la actualidad.

Nacido en 1930 en Randfontein (Unión Sudafricana del Imperio británico) en el seno de una familia judía lituana que huía de una Europa que los perseguía, empezó a documentar con sus fotografías el nacimiento del apartheid en Sudáfrica en 1948, ganando reconocimiento internacional en la década de los 50 y 60, viviendo de primera mano los tiempos tumultuosos del régimen segregacionista.

Su trabajo posterior, en la era democrática, consistió en el registro de las vidas del centro urbano, de los residentes de clase media, blancos y negros asistiendo a la llegada del primer presidente negro de la historia de Sudáfrica: Nelson Mandela.

David-Goldblatt

Su fotografía no era la propia de un fotógrafo que se inserta en medio del conflicto. Él mismo explicaba en 2013 para la revista ASX: Soy un cobarde, huyo de la violencia. No estoy interesado, como fotógrafo, en los eventos. Como ciudadano de mi país, si, por supuesto. Pero, como fotógrafo, me interesan las causas de estos eventos y sucesos.

En 1998, Goldblatt se convirtió en el primer sudafricano en tener una exposición como único artista en el Museo de Arte Moderno (MoMA) de Nueva York. Recibió, entre otros, el prestigioso premio Hasselblad en 2006, y el galardón de la fundación Henri Cartier-Bresson en 2009. El presidente actual de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa, destacó, tras conocer su muerte, que David Goldblatt captó el sistema de valores sociales y morales que retrataron Sudáfrica durante el periodo del apartheid para influir en su paisaje político.

El blanco y negro predominó en su vida

Disparó principalmente en blanco y negro durante gran parte de su carrera porque el color parecía un medio demasiado dulce para expresar la ira, el disgusto y el miedo que inspiraba el apartheid. Ya en la década de 1990 comenzó a trabajar en color, adaptándose a la era digital.

David-Goldblatt

El año pasado, antes de una retrospectiva que se inauguró en el Centro Pompidou de París, se le preguntó sobre su trabajo reciente. Citó una imagen de un puente peatonal a través de una línea ferroviaria en un pueblo llamado Leeu-Gamka. La fotografía muestra dos amplias escaleras, un extraño remanente de la época en que la sociedad estaba tan dividida que había escaleras separadas para negros y blancos.

¿Por qué tener un puente peatonal en una pequeña aldea de no más de 2.000 personas y construirlo con dos carriles lo suficientemente amplios como para dar cabida a la hora punta en un metro de Londres?. Está más allá de la locura. Los signos del apartheid se han ido, pero las escaleras de dos carriles permanecen.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.